Ideas para gente perfeccionista

Escribo estas líneas para compartir algunas ideas que me han funcionado hablando con amigos y conocidos abiertamente perfeccionistas. Son algunos consejos bienintencionados para poner en práctica.

  • El primero de ellos es que leas este libro, El síndrome del perfeccionista: el anancástico
  • Para luchar contra el perfeccionismo —y contra cualquier otra cosa— es fundamental tener una actitud positiva. De lo contrario el esfuerzo es agotador y contraproducente. Para conseguirlo, puede ayudarte hacer este módulo de terapia conductual. Se tarda una media hora. La idea es convencerse de que en realidad no pasa nada por hacer cosas medio mal. Evidentemente no se trata de ser negligente en cosas graves sino de darse cuenta de que en realidad hay pocas cosas importantes (cosa que al perfeccionista le cuesta advertir).
  • Aprende a hacer mindfullness. Aquí tienes ejercicios para practicar.

Una vez uno está convencido de tener humor y ganas para abordar el tema puede buscar cosas pequeñas en las que actuar imperfectamente. Es importante valoraras en función de si molestan a otras personas. Hay que irlas cambiando cuando uno nota que se acostumbra a ellas. Aquí van algunas sugerencias:

  • Tira varios papeles al suelo en el coche. De vez en cuando hecha un puñado de tierra en el parabrisas o llévalo sucio unas semanas.
  • No hagas la cama. Deja el edredón hecho una buena bola sobre el colchón. Innova con formas creativas y convéncete de que es arte. Deja el pijama bien metido en tu performance matutina.
  • Deja el cajón de mudas desordenado. Que no haya nada de topa interior doblada y ningún calcetín emparejado.
  • Haz fotos de todas estas cosas, en la medida en que te saquen de quicio. Ponlas de fondo del móvil y ríete cuando las veas. Te irás acostumbrando.
  • Una vez a la semana date un capricho. Cómprate algo de comida que te guste y cómelo solo disrutándolo tranquilamente. Regalarte tiempo y placer no es malo.