¿Por qué las empresas tecnológicas también necesitan humanistas?