Una lección importante: el frasco de la vida