Lo evidente se nos escapa. El arte de desorientar