El «debate» sobre los vientres de alquiler

por | 24 diciembre 2015

El programa político de Ciudadanos propone legalizar el mercado de vientres de alquiler en España. Sorprende que un partido político plantee una medida de esta naturaleza, más aún cuando no tiene demanda social. También es preocupante que el resto de partidos ni siquiera la haya comentado, pues muestra cómo algunos debates sobre temas importantes ni siquiera existen en nuestros país. Y esto dice mucho de la calidad de nuestra democracia y el poco juicio crítico que tenemos. Es una pena que sea así. Estamos dejando que crezca la presión para legalizar un asunto que, sin duda alguna, constituye el paso más decisivo hacia el mundo feliz que nos anunció Huxley. No hay más que ver las publicaciones de Michael Sandel -exitoso y agnóstico profesor de Harvard- o de Fernando Savater para no quedarse tranquilos con este asunto.

El número de problemas que se están generando en torno al mercado de la maternidad subrogada no deja de aumentar, como puede verse en estos ejemplos.

En síntesis, estos son los problemas morales que están detrás de este asunto:

  • La visión del hijo como un producto de fabricación y no como un don de la naturaleza. La mentalidad de dominio que se muestra con esta práctica es tremenda.
  • Los abusos sobre las mujeres más débiles.
  • La visión de la maternidad y el cuerpo de la mujer como negocio y mercancía.
  • Los problemas de derechos de paternidad que se generan.
  • La destrucción de embriones humanos en el proceso de fabricación.
  • Por no hablar de cómo se sentirá el hijo en el futuro…

Por lo menos es consolador que hace una semana el Parlamento Europeo haya condenado este tipo de prácticas. Lo ha hecho en el punto 114 del Informe anual sobre los derechos humanos y la democracia.