La virtud de la templanza

La templanza no es moralina barata, ni mojigatería, ni una virtud para los débiles. Más bien es al revés, necesitamos la templanza para tener más capacidad para ser libres para otras cosas.